Core Web Vitals

Qué son y por qué deberían interesarte

 

¿Sabes lo que son los Core Web Vitals? Si te importa tu posicionamiento SEO, esto sin duda te interesa porque a partir de mayo, Google va a mirar, y mucho, estos tres nuevos factores llamados Web Vitals para determinar si la experiencia en tu página es buena o no.

Todo esto no es nuevo, ya que Google siempre ha dado importancia a velocidad y experiencia de navegación de una página web, pero hasta ahora nunca había cuantificado los parámetros que considera claves en la navegación de una página. Es decir, ¿qué va a tener en cuenta Google y cómo lo va a medir?

Eso son precisamente los Web Vitals, 3 índices de Google que medirán objetivamente factores clave de tu página web para evaluar su experiencia de uso. Tres métricas que influirán, y mucho, en tu posicionamiento SEO, así que te aconsejamos que tomes nota porque a partir del mes de mayo Google empezará a analizarlas.

LCP o Largest Contentful Paint
Toda buena experiencia de navegación comienza con una carga rápida. Con este parámetro, Google contabilizará el tiempo de carga completo del contenido más pesado que esté en la parte visible de tu web (sin tener que hacer scroll). Si éste es menor de 2’5 segundos, enhorabuena, tu página tiene un tiempo de carga bueno. En cambio, si está entre 2,5 y 4 segundos, debería mejorar. Más de 4 segundos se considerará pobre.

FID o First Input Delay
Otro de los factores clave para Google es la capacidad de respuesta o interacción de la página, es decir, el tiempo que tarda en ejecutar determinadas acciones sin quedarse “pensando”, como por ejemplo, la agilidad de los botones, carga de links, schrolls, etc. Cuanto más ágil sea la web, mejor, considerando 0,1 segundos la cifra correcta, de 0,1 a 0,3 un dato “a mejorar” y más de 0,3 segundos una experiencia pobre.

CLS o Cumulative Layout Shift
Google analizará lo que llama “Visual stability”, un concepto nuevo que cuantifica que no haya muchos elementos inestables que generen clics en lugares equivocados. Esto ocurre en webs en las que, con forme se va cargando el contenido, éste se va cambiando de sitio, lo que dificulta los clics y la navegación. En este caso, Google medirá la frecuencia de dichos cambios cuantificando como una buena experiencia un CLS menor de 0,1.